Amazonas sobre ruedas

Mujeres en bicicleta. Finales del siglo XIX. Colección del Online Biclycle Museum.
Mujeres en bicicleta. Finales del siglo XIX. Colección del Online Biclycle Museum.

En una entrevista al diario New York World, publicada en 1896, la feminista estadounidense Susan B. Anthony destacaba el importante papel que había jugado la bicicleta, y especialmente la práctica del ciclismo, en el proceso de emancipación de las mujeres. “La bicicleta -señalaba-  ha hecho más por la emancipación de la mujer que ninguna otra cosa en el mundo. Me paro y me regocijo cada vez que veo a una mujer sobre ruedas. Le da una sensación de libertad y seguridad en sí misma. La hace sentir como si fuera independiente”.

Wheeling, 1896. Fotografía de Alice Austen.
Wheeling, 1896. Fotografía de Alice Austen.

¿Hasta qué punto estaba en lo cierto? A finales del siglo XIX, entre las mujeres de las clases acomodadas se extendió con éxito la práctica de deportes como el tenis, la esgrima, el golf o el ciclismo.  La democratización del uso de la bicicleta se convirtió en un auténtico trastorno de las costumbres por varios motivos: la práctica del ciclismo por parte de las mujeres suponía acceder a un deporte reservado exclusivamente a los hombres, pero además simbolizaba una revolución en el vestir, al requerir del uso de prendas cómodas, como el pantalón o la falda corta.

En ese contexto no es de extrañar la proliferación de manuales dirigidos a todas aquellas que se iniciaban en el ciclismo, como  Bicycling for ladies (1896) de Maria E. Ward, ilustrado con fotografías de Alice Austen o  Damas en bicicleta de F. J. Erskine (1897), que ofrecían consejos sobre la indumentaria, la alimentación o las reparaciones de la bicicleta.

Dibujo publicado en The Illustrate Police News acompañando a una noticia sobre un incidente de una ciclista vestida con pantalón que tuvo que refugiarse en un café en París ante el acoso de los transeúntes.
Dibujo publicado en The Illustrate Police News  acompañando a una noticia sobre un incidente de una ciclista vestida con pantalón que tuvo que refugiarse en un café en París ante el acoso de los transeúntes, 1897.

Pero no todos vieron con buenos ojos ese “asalto femenino” a un deporte tradicionalmente masculino: salir a pedalear vestida con calzón, enseñando las pantorrillas era una costumbre indecente, propia de mujeres degeneradas, a las que burlonamente se las bautizó como “el tercer sexo”.  Los sectores contrarios  al ciclismo femenino advertían de sus peligros contando con la prensa como uno de sus grandes aliados. Las páginas de los periódicos difundían opiniones médicas de lo más variopintas dirigidas a disuadir y asustar a aquellas que osaran a montar en bicicleta. La práctica del ciclismo dañaba la columna vertebral, afectaba al sistema respiratorio, estropeaba los órganos genitales, causaba infertilidad y estimulaba los “comportamientos viciosos”. Afirmaciones respaldadas con argumentos científicos y médicos y avaladas por estudios como el titulado Bicyclette et organes génitaux (Bicicleta y órganos genitales) publicado en 1900, en el que el doctor Ludovic O’Followell concluía que montar en bicicleta era perjudicial para las mujeres, al provocar en ellas una especie de masturbación deportiva que progresivamente generaría un deseo sexual desmedido e incontrolable.  Esta fuerte oposición social derivó incluso  en la invención de enfermedades. Una de estas ficticias dolencias fue bautizada con el nombre de cara de bicicleta: quiénes la padecían mostraban expresión de cansancio, ojeras, rostro demacrado, ojos saltones y mandíbula tiesa.

Picnic ciclista. Finales del siglo XIX.
Picnic ciclista. Finales del siglo XIX.

Pervertidas e inmorales, las bicicleteras eran vistas como un engendro burgués, la consecuencia directa y nefasta del proceso de  masculinización de las mujeres. Esas féminas sobre ruedas con sus pantalones bombachos –bloomers– eran una auténtica amenaza para el orden establecido: la bicicleta les brindaba la oportunidad de desechar la ropa incómoda y les proporcionaba libertad y autonomía para moverse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s