Mujeres contra museos (IV): las dialécticas excluyentes del museo

El Museo de la Ciudad de Quito en Ecuador inauguraba recientemente ‘La Huella Invertida: miradas de José Domingo Laso’ una exposición que reúne imágenes del fotógrafo quiteño Laso. Se trata en su mayoría de fotografías tomadas para su álbum ‘Quito a la vista’, publicado en 1910, con el que el fotógrafo pretendía ofrecer una imagen de la capital de Ecuador a principios del siglo XX.

José Domingo Laso, fotografía del álbum Quito a la vista, 1910.
José Domingo Laso, fotografía del álbum Quito a la vista, 1910.
José Domingo Laso, fotografía del álbum Quito a la vista, 1910, detalle.
José Domingo Laso, fotografía del álbum Quito a la vista, 1910, detalle.

Con el objetivo de cambiar la visión que los visitantes extranjeros podrían tener de la capital ecuatoriana, como un lugar salvaje por la presencia de indígenas en sus calles, Laso raspó las placas de impresión de las imágenes para borrar de las fotografías a los indígenas, al considerar que “afeaban” la estética que la élite de Quito quería proyectar sobre la ciudad al resto del mundo. Algunas mujeres indígenas fueron suplantadas por féminas de clase alta, con vestidos largos y sombreros de ala ancha.

Así de sencillo: un fotógrafo puede hacer desaparecer de la historia a toda una comunidad simplemente con raspar una placa. De la misma forma, los museos han practicado el “raspado” para dejar fuera de la historia lo que no interesa, lo diferente, los “otros”.

El Museo y la Universidad son dos de las instituciones que elaboran las narrativas de la Historia del arte. Y en esas narraciones las mujeres han sido invisibilizadas.

Guerrilla Girls, Do women have to be naked to get into the Met. Museum?, 1989. Copyright Guerrilla Girls.
Guerrilla Girls, Do women have to be naked to get into the Met. Museum?, 1989. Copyright Guerrilla Girls.

Las artistas, como vienen denunciando las Guerrilla Girls desde la década de los 80, no están representadas en los museos. En su análisis del Museo Metropolitano de Nueva York concluían que sólo el 5 % de las obras de la colección eran de mujeres artistas mientras que el 85 % de las obras eran desnudos femeninos. ¿Realmente la práctica del nudismo femenino podría ser una de las soluciones a la exclusión de las mujeres de los museos?

Bromas aparte el panorama resulta de lo más desolador. En España la presencia de mujeres en las colecciones de los museos y centros de arte no llega al 30%. El Centro Galego de Arte Contemporáneo (CGAC)  tiene el mayor porcentaje: un 29 %.  El Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (Musac)  presenta un 23,9%. En la colección de TEA Tenerife Espacio de las Artes el porcentaje de mujeres artistas asciende a un 21,40 %. En el Guggenheim de Bilbao las autoras representadas en su colección rondan el  17,8%. La colección permanente del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) de Sevilla presenta un 13,9 % de autoras. El IVAM un 13,8%, el  Museu d’Art Contemporani de Barcelona MACBA el 9,5% y la colección del Museo Centro de Arte Reina Sofía, según un informe de 2011 de MAV[1], un 4% de obras de mujeres y un 6% de artistas españolas[2].

Más allá de los datos, conviene reflexionar acerca de los mecanismos que ha empleado la institución museo para dejar fuera a las mujeres. ¿Cuáles han sido las dialécticas excluyentes del museo?  El canon establece lo que se considera “calidad” en el ámbito artístico y lo que contribuye a la “grandeza” en arte. Curiosamente de esa “grandeza” y “calidad” las mujeres quedan siempre excluidas. ¿Cómo se enfrenta la crítica feminista a los discursos canónicos generados por el museo? Lo hace desde dos frentes: tratando de incluir a las mujeres en el canon del gran arte, del Arte con mayúsculas, lo que supone poner en marcha procesos de investigación para descubrir a artistas desconocidas y olvidadas, y cuestionando el propio concepto de canon, así como  los criterios y valores que han sido empleados en su formulación.  El museo como institución establece el canon y el canon, no lo olvidemos, es ideología, es un sistema de creencias que bajo el paraguas de una supuesta objetividad refleja relaciones de poder y de dominio: las relaciones de poder en el sistema patriarcal.

El museo, desde su origen ilustrado, produce “lo público” como espacio y como lugar de mutuo reconocimiento en la identidad universal compartida, auto-representando y legitimando al sujeto burgués[3]. En ese marco, el museo como esfera pública se convierte en una fuente de dominación: privilegia lo masculino, lo blanco, lo heterosexual, la clase media, es sexista, racista y clasista; reduce al sujeto “diferente” a minoría y a excepción, en relación a un supuesto sujeto universal y neutro. El museo aparentemente universal genera un acceso desigual y entiende lo público de manera sesgada. Y ha sido el feminismo el que le ha plantado cara, exigiendo que lo público alcance a todos y a todas y demandando giros discursivos en las colecciones museográficas, que refuten el sentido lineal con el que ha sido presentada la Historia del arte canónica.

[1] MAV, la Asociación de Mujeres en las Artes Visuales Contemporáneas, reúne a numerosas profesionales del sector de las artes visuales en España que trabajan por la visibilidad e igualdad de las mujeres en este ámbito. La Asociación publica regularmente informes que muestran el bajo porcentaje de mujeres artistas presentes en las colecciones públicas y la desigual situación de las mujeres en el sistema del arte en España.

[2] Noelia Villena de la Cruz, “Mujeres y museos. El impacto del feminismo en el arte”, Trabajo de Fin de Master, ULL, 2014; Tereixa Constenla, “Los museos las prefieren monas”, http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/12/01/actualidad/1385921483_501196.html

[3] José Luis Brea, “El museo contemporáneo y la esfera pública”, en La era postmedia: acción comunicativa, prácticas (post)artísticas y dispositivos neomediales, Editorial CASA, Salamanca, 2002. pp.69-84.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s