De la futilidad como arte: una (fallida) semblanza de Juan Hidalgo

(Texto leído en el homenaje a Juan Hidalgo en el marco del Festival Pensarte, Universidad de La Laguna, Tenerife, 2014)

juan-hidalgo-galeria-adora-calvo-retrato-6660Hay personas que podrían presentar a Juan Hidalgo mejor que yo. Amigos que le conocen desde hace muchos años, gente de su círculo más próximo, más íntimo  y cercano. Yo formo parte de ese grupo de profesionales que en algún momento de nuestra carrera hemos tenido la suerte de trabajar con Juan en algún proyecto. Ese es mi caso: en el año 2009 coordiné para TEA Tenerife Espacio de las Artes la exposición Desde Ayacata, una coproducción TEA-CAAM-ARTIUM, comisariada por Carlos Astiárraga, que recogía la obra de Juan desde el año 1997.

EL ENCARGO: UNA SEMBLANZA

Cuando me encargaron la presentación de Juan Hidalgo dentro del homenaje previsto en el marco del Festival Pensarte, acepté sin pensarlo. “Tienes que hacer una semblanza del artista”, me indicaron por teléfono. Ese era el encargo. Una semblanza, pensé, no es lo mismo que una biografía, es más bien una pieza biográfica corta con los logros y aspectos más importantes de la vida de una persona. Buscando la definición en un diccionario encontré que se trata de una “breve biografía de una persona o descripción de sus rasgos físicos o espirituales”. Ardua tarea me esperaba. Tarde para echarse atrás.

LISTADO DE MÉRITOS

Debía destacar lo más relevante de la vida y la obra de Juan Hidalgo, así que empecé a elaborar un listado de sus méritos y premios: en 1987 recibió el Premio Canarias de Bellas Artes e Interpretación; en 1989 le fue otorgada la Medalla de oro al mérito en las Bellas Artes del Ministerio de Cultura; en 2001 la Medalla de oro en el Círculo de Bellas Artes de Madrid,… Y entre sus méritos quizás podría destacar que Juan compone, escribe, elabora poemas visuales y fonéticos, realiza performances y fotografías. También podría mencionar que en Barcelona estudió con Xavier Montsalvatge, su primer maestro de composición e impulsor de su futura carrera como compositor; que vivió, estudió y trabajó en París, Ginebra, Italia, residiendo 17 años en Milán y casi tres en Roma; que viajó por Europa, África, Canadá y Estados Unidos; que fundó el grupo ZAJ en 1964 con Walter Marchetti y Ramon Barce (al que después se uniría Esther Ferrer). Podría destacar su gran proyección internacional en el arte de acción y la performance, etc, etc, etc. A medida que iba aumentando el listado de méritos me di cuenta que esto no iba a aportar gran cosa para adentrarme en el complejo mundo hidalguiano.

FAMILIA, AMIGOS Y ENCUENTROS  

familiaDecidí entonces acercarme a la biografía de Juan siguiendo un método más “tradicional”. Podría empezar por su origen y su familia, acudir a los textos críticos que se han escrito sobre él y sobre su obra, a las declaraciones del propio artista y a las exposiciones en museos y centros de arte.

Juan siempre habla de su familia, de su familia artística: “MI PADRE ES JOHN CAGE AUNQUE ME LLAME HIDALGO; MARCEL DUCHAMP, MI ABUELO, AUNQUE NO SE LLAME CAGE; EL AMIGO DE LA FAMILIA ERIK SATIE, Y EL AMIGO DE LOS AMIGOS BUENAVENTURA DURRUTI”.

Pero la familia crece y Juan ha influido durante varias generaciones en artistas que lo consideran su maestro. Maestro de la multidisciplina pero también un maestro en el arte de vivir. ¿Sus hijos? Juan José Gil, Juan Hernández, Alfonso Crujera, Leopoldo Emperador. ¿Sus nietos? Pedro J. Déniz, José Luzardo, Gregorio Viera. Y no olvidemos a sus amigos y los encuentros que marcaron su vida: su amistad con Walter Marchetti (1956); su participación en el Festival de música de Darmstadt en 1957; su coincidencia con John Cage y Leopoldo de la Rosa en Milán de 1959 o su encuentro con David Tudor. Encuentros y contactos con otros artistas que le harán derivar hacia una creación interdisciplinar, incursionando en otros campos de la expresión artística, a parte de la creación sonora.

Pero ¿cómo han sido sus “encuentros” con las instituciones artísticas, con los museos y centros de arte? Hay un hecho constatable: en nuestro país ha sido, durante décadas, un desconocido. Afortunadamente desde los noventa su trayectoria artística y vital está siendo recuperada. Distintas muestras y eventos desvelaron algo que ya corría de boca en boca, desvelaron a Juan Hidalgo: la exposición “La acción” en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía,  la muestra “En el espíritu de Fluxus” en la Fundación Tapies y la exposicion retrospectiva de ZAJ, también en el Reina Sofía. Pero ¿por qué ese silencio sobre su obra? ¿Por qué esa marginación crítica? ¿Cuál es el origen de esa marginación historiográfica en relación a la obra de Juan Hidalgo? En una sociedad en la que prima lo fácil, lo rápido, lo cómodo, acercarse a la obra y a la figura de Juan significa hacer un esfuerzo ante un artista que utiliza los más diversos y variados lenguajes y ante una obra que se encuentra dispersa, desarrollada a lo largo de más de cinco décadas.

SU CONCEPCIÓN DEL ARTE

Adentrarse en la obra de Juan implica un ejercicio complejo. Quizás a través sus propias palabras y de sus declaraciones podamos acercarnos a su universo. ¿Qué es para Juan Hidalgo el arte?  Estas son algunas de sus definiciones:

“HAY QUE PRACTICAR PRIMERO EL ARTE COMO VIDA Y SEGUNDO, LA VIDA COMO ARTE”.

“EL ARTE ES COMO ESTAR EN CASA UN DOMINGO POR LA MAÑANA, CON SANDALIAS, CAMISETA Y CALZONCILLOS”.

“EL ARTE ES LA BOMBA ATÓMICA DEL SER”.

“EL ARTE ES LA ROÑA DE UN PIE QUE NO SE HA LAVADO JAMÁS”.

“EL ARTE ES EL PERFUME DE LAS HECES FECALES DE LOS MUERTOS”.

“EL ARTE ES EL LÁSER QUE TODO LO ATRAVIESA”

“EL  ARTE ES EL ORGASMO CONTINUO DE LA INTELIGENCIA”.

“EL ARTE ES EL PARAÍSO PERDIDO DE MILTON, LA EDAD DE LA INOCENCIA”

“EL ARTE ES EL PENETRANTE AROMA DE LAS RETAMAS BLANCAS, ROSAS Y AZULES DE LAS CUMBRES CANARIAS”.

“ES EL ARTE QUE TOMA LA MEJOR PARTE”.

Conclusión: para Juan su obra es su vida. Por tanto nos encontramos ante una trayectoria artística que es al mismo tiempo una trayectoria vital, una de las trayectorias más intensas y extensas del arte reciente. Adentrémonos, pues, en su obra con la esperanza de poder conocerle un poco más.

LA RELACIÓN ARTE-VIDA

Esta relación arte-vida está ya presente en su forma de trabajar. Una parte de su trabajo la conforman acciones fotográficas organizadas en series que además reciben el nombre de “testimonios”, “biografías”, “memorias”.  El protagonista de su propia obra es él, por tanto, toda su trayectoria artística es una autobiografía. Él es el sujeto pero también el objeto de las acciones. Se convierte en representación plástica, pero también en un documento artístico. Los aspectos autobiográficos están presentes, son pasajes aparentemente superficiales, souvenirs de viajes, de sucesos, de historias vividas, testimonios de lo que pasó, objetos de lo que sucedió, historias del artista, momentos reales, fragmentos de experiencia o fragmentos de arte contaminados por la experiencia vital. Una experiencia tejida a través de los objetos, las personas, los lugares, los escenarios, los relatos, los ecos, las voces, los sexos.

Pero aquí detectamos una diferencia con respecto a otros artistas que trabajan lo autobiográfico: Juan no ensalza su figura. Él es el objeto de su obra pero no para presentarse como un genio, no como ensalzamiento, ni enaltecimiento de su figura. Se presenta como “una persona más”. No es esa idea del creador como genio, de individuo excepcional y omnipresente.  Se centra en el yo, pero en el yo y su mundo exterior, o mejor dicho, en su apreciación del mundo exterior, ese mundo al que Hidalgo (como ya hemos visto) ha metido en un condón.

LOGROS

Este es uno de los logros de Juan Hidalgo, ese tratamiento que le da a lo autobiográfico. Pero no es el único. Y si en una semblanza hay que enumerar los logros del homenajeado, ahí van algunos más:

-Es todo un referente para las nuevas generaciones de artistas.

-Sus acciones fotográficas han abierto  las puertas a un nuevo espacio, un nuevo género dentro de la fotografía contemporánea.

-Lleva más de 50 años de trabajo a sus espaldas, desarrollando de forma permanente un ejercicio de resistencia y de libertad con el que ha cuestionado el conservadurismo ideológico.

-Desarrolló un arte de resistencia en un contexto represivo, inmovilista y hostil: el de finales de los cincuenta del siglo XX en España.

-Fue el fundador del grupo ZAJ, uno de los grupos de vanguardia más perturbadores de los últimos cincuenta años, pionero en el arte de acción.

-Es una de las figuras más destacadas del arte conceptual y de las vanguardias artísticas del siglo XX y XXI.

-Ha sido uno de los artistas pioneros en incorporar los discursos de género, los discursos queer y la diversidad sexual a las prácticas artísticas.

-Plantea todo lo sexual con un carácter positivo, una sexualidad fuera de convencionalismos, como vía para abrir los sentidos.

-Presenta el cuerpo desnudo masculino como tema central de su obra, cuerpos reales, sin pudores, sin prejuicios, bellos y deseables.

-Ha sido capaz de articular un sistema discursivo propio y encontrar la sutilidad en  lo aparentemente inútil.

 -A través de la crítica y la subversión de la propia disciplina artística ha logrado ampliar sus límites y enriquecerla.

Pero ¿qué intención tiene Juan Hidalgo? ¿Qué pretende con su obra-vida y su vida-obra? ¿Revelar la insustancialidad del mundo? ¿Rebelarse por el hecho de rebelarse? ¿Ir contra lo establecido? ¿Ser el más radical? ¿Mostrar su visión del mundo bajo el sarcasmo? He llegado a la conclusión de que lo que Juan quiere es ver el mundo y contarlo. Quiere que veamos un mundo (dúctil) al que sólo se puede acceder sintiendo, empleando para ello las estrategias del deseo, seleccionando lo banal, lo intrascendente para hacerlo comunicable y explorando así otros niveles. Pretende jugar con el poder evocador de los objetos cambiando sus significados habituales, dotando a lo cotidiano de una dimensión simbólica. Y en ese juego somete a los objetos, pero también a las personas: el espectador ante su obra se debate entre la presencia intensa de sentidos o la búsqueda ansiosa de sus significados. Los objetos cotidianos en sus manos se impregnan de una narración a través de la cual se desvela su auténtica naturaleza. Busca con su trabajo ese latido último que yace en el fondo de las cosas. Y lo consigue a partir de la observación constante y lenta, que a su vez le ha proporcionado conocimiento, conocimiento sobre las cosas y sobre los objetos. Esto explica, en parte, esa sensación de tranquilidad que tenemos cuando nos acercamos a su obra. 

SABER VIVIR

Carlos Astiárraga, su marido y compañero, afirmaba no hace mucho “En todos estos años junto a Juan he aprendido al menos una cosa: saber vivir”. Es cierto, Juan sabe vivir. Hace más de ochenta años que lo hace empleando para ello una sencilla receta: mezcla a partes iguales inteligencia, deseo, humor, sexo, tranquilidad, amistad, observación, criterio y silencios. Para Juan vivir es estar, hacer, explorar, percibir, respirar, mirar, sentir, hacer, actuar, desear. La vida entendida como el aquí y el ahora. Sin retórica. Esa es su vida y esa es su obra.

Podríamos decir que su trayectoria artística ha sido un largo concierto ZAJ: teatralización de la vida cotidiana, espectáculo visual, teatro, plástica, ideología, ballet, palabra.

YO CONFIESO

Así que, llegados a este punto, confieso que sintetizar la trayectoria artística y vital de Juan Hidalgo es una tarea  imposible, por lo menos para mi lo ha sido. Y me declaro incapaz de elaborar una semblanza sobre Juan, por su singularidad, porque es un anartista, anti-institucional, inclasificable, inabarcable e incatalogable; con una obra igualmente inabarcable, inclasificable, inasimilable e inordenable; porque Juan es libre, independiente, ajeno a las modas, tendencias y doctrinas en boga.

ÚLTIMO INTENTO DESESPERADO

Y en un último y desesperado intento he optado por ordenar los conceptos que me vienen a la cabeza cuando pienso en Juan. Lo he hecho sin grandes pretensiones, con la esperanza de que el resultado final fuera una especie de mapa del universo hidalguiano.

juan-hidalgo-04

Y PARA FINALIZAR UNA REFLEXIÓN, UN BESO, UN RECUERDO Y UNA ORACIÓN

Me pregunto si la aceptación de su figura y de su obra por parte de las instituciones, museos y centros de arte puede suponer la desactivación del carácter corrosivo de sus propuestas artísticas. Sólo el tiempo lo dirá.

dscn2747

123540927315706

Para todos y para todas un beso (Juan Hidalgo, Un beso más, 2003), una fotografía para el recuerdo (Carlos Astiárraga, Yolanda Peralta y Juan Hidalgo, Tenerife, 2009) y una oración (“Notas para el Milenio” de Juan Hidalgo, 2000).

“NO MATE USTED.

NO SEA IGNORANTE

APARQUE LAS RELIGIONES, LOS NACIONALISMOS A ULTRANZA

Y MUCHAS COSAS MÁS QUE SON RAÍCES DE TODO MAL.

NO SEA RACISTA: QUE HAYA BLANCO, QUE HAYA NEGRO

Y QUE HAYA BLANCO Y NEGRO

RESPETE TODAS Y CADA UNA DE LAS OPCIONES SEXUALES

NO ROBE

Y

LÍMPIESE LOS DIENTES CADA DÍA.

(Juan Hidalgo, “Notas para el Milenio”, Ayacata, diciembre de 2000)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s